Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Astrología

Cómo funciona la Astrología

Los ancestros observaron
lo escrito en el firmamento
con mucho detenimiento
su mensaje interpretaron.
Con los siglos nos dejaron
el saber que a ellos les trajo:
como arriba es abajo
al cielo y tierra religa,
inclina, pero no obliga,
ese es nuestro trabajo.

(Extraído del material del curso Astrología Elemental)

La astrología es un logro evolutivo de la sociedad humana, un reductor de complejidad que opera como semántica estructurada para le gestión de la incertidumbre cuyas fuentes causales posicionamos más allá de lo conocido.

Nuestros ancestros más pretéritos vivían en la incertidumbre ante los designios de la naturaleza. Estas tribus nómadas migraban siguiendo a las manadas de animales que cazaban y huyendo de las inclemencias climáticas estacionales. Mientras el astro solar reinaba en los cielos, realizaban sus labores, pero tras el ocaso quedaban desprotegidos ante los depredadores nocturnos y en las noches sin Luna el horror de la muerte se tornaba en certeza.

Construir un esquema de predicción de las noches de Luna nueva, fue un logro evolutivo necesario para la supervivencia de estos grupos, aquellos que lo consiguieron fueron capaces de buscar refugio al resguardo de las invisibles amenazas nocturnas y supieron cuando encender las hogueras que las ahuyentasen, los demás sucumbieron en la noche de los tiempos.

Los primeros humanos que observaron la Luna no la entendían como un fenómeno unitario ¿Cómo podía ser una sola, si cada noche mostraba un rostro distinto? ¿Cómo podían ser la misma cosa el imponente disco plateado y la afilada muesca alba de otras noches? La construcción de un sistema de observación basado en fases fue la solución a esta incógnita, gracias a que el ciclo lunar es el más corto y fácil de observar entre los planetas que recorren el cielo.

Fue la mujer quién tuvo la revelación de “cómo es arriba, es abajo”, al vincular las fases de la Luna con su ciclo menstrual, por ello es que el mantra “MA” hace referencia tanto a la madre como a la luna en la India. Pero en un tiempo en que aún no estaban bien definidas las fronteras entre las palabras, los conceptos y las cosas, esto no fue entendido como el “descubrimiento” de un fenómeno externo e independiente: en los inicios del tiempo, la mujer creó la Luna y supo cómo domesticarla.

Dotadas de esta nueva herramienta, la observación de ciclos, las mujeres sagradas supieron aplicarla luego a los demás objetos errantes (etimología de “planetas”) del firmamento, comenzando por el Sol, adquiriendo así el conocimiento de las estaciones, con lo que pudieron realizar descripciones efectivas de los ciclos de vida de las plantas y de la reproducción de los animales.

A partir de la consciencia de los ciclos solar y lunar, las tribus humanas fueron capaces de domar la naturaleza, dando origen a la agricultura y a la domesticación de los animales, con lo que comienza el sedentarismo y con ello el germen de la civilización. La organización social de los primeros asentamientos humanos se basó en estos ciclos, lo que vemos simbolizado a través de los ritos que marcaban el inicio de las estaciones y las fases de la luna que podemos observar en todos los pueblos antiguos, saberes que se transmitieron generacionalmente en forma de mitos.

La efectividad demostrada por estos sistemas de observación de los astros y su relación con lo que ocurría en la tierra dio pie a su especialización técnica, de la cual emergen herramientas como las antiguas piscinas circulares en las que por las noches se reflejaban los astros, permitiendo realizar mediciones y predicciones de sus movimientos y relacionarlos con los fenómenos que experimentaban en su vida cotidiana, además de servir como punto de referencia para la determinación del tiempo, con lo que se elaboraron los primeros calendarios, por lo que podemos afirmar que toda organización social tiene orígenes astrológicos.

Desde una posición modernista podríamos afirmar que estos sistemas de organización son residuos evolutivos del desarrollo de los sistemas sociales, sin embargo esto implicaría obviar el que en la actualidad seguimos experimentando los ciclos estacionales, en los que basamos nuestras actividades laborales, por ejemplo para tomar vacaciones, y que la Luna sigue manejando las mareas.

Llegados a este punto podemos entender la efectividad de la astrología sin necesidad de recurrir a las “energías” o a fuerzas “sutiles”, difundidas por las corrientes espirituales del new age o la expectativa de validación de las teorías pseudocientíficas que algunos defienden basados en su efectividad predictiva, confundiendo con ello ciencia y tecnología. Si partimos de la base de que el el humano es por esencia un ser social y que el desarrollo de sistemas de observación del firmamento operó como reductor de complejidad para la organización de las primeras comunidades sedentarias, la astrología se nos presenta como semántica estructurada para la gestión de la incertidumbre del futuro, instalándose como sistema explicativo de los cambios y las diferencias entre las noches, las estaciones, las personalidades, las sociedades y la historia.

Te recomiendo ver: Top X Videos: Introducción a la Astrología

Imprimir