Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Astrología, 2020

La Polaridad Júpiter y Saturno

Sociales son dos planetas:
es Júpiter la expansión,
Saturno es la contracción,
sus respectivas facetas.
Nosotros fijamos metas
definen ellos el turno
y en el gran cielo nocturno
mensajes nos manifiestan
en contra y favor apuestan
son Júpiter y Saturno.

(Extraído del material del curso Astrología Elemental)

Mientras los luminares definen nuestra naturaleza esencial, los planetas interiores delinean la personalidad, que Marte refleja corporalmente. Estos son los cuerpos celestes que se encuentran al interior del cinturón de asteroides y en base a los cuales construimos un mapa del individuo. Para entender la forma en que esta estructura se desenvuelve en sociedad contamos con los planetas sociales, Júpiter y Saturno, que en su dinámica de expansión y restricción definen la forma social.

Para los primeros humanos, la observación del Sol y la Luna resultó evidente ya que son los objetos más grandes que surcan el cielo. Ahora, dirijamos nuestra imaginación lejos en el pasado, hast una mujer embazada que encontró un lugar tan cómodo para reposar que decidió usarlo todas las noches. Imaginemos también a esta mujer afectada por el insomnio, dedicada a observar, desde el mismo lugar siempre, el lento avanzar conjunto de las estrellas. En algún momento descubrió a algunas que, en vez de seguir el caudal natural del firmamento, recorrían huellas distintas e incluso se devolvían en su trayectoria, los que hoy conocemos como planetas visibles y que podemos identificar sin el uso de instrumentos, solo basta mirar el cielo.



A diferencia de los planetas personales, la condición de planeta (errante) de Júpiter y Saturno no resultó evidente, debido a que su órbita es mucho más extensa, su lapso es mayor y sus retrogradaciones menos frecuentes, por lo que su identificación requirió de mayor tiempo de observación. Esta diferencia de velocidad es la estructura de diferenciación a partir de la cual se les asignó su significado. Mientras los planetas más rápidos, luminares y personales, reflejan nuestro torrente de conciencia y las experiencias cotidianas del día a día, los planetas sociales se relacionan con los procesos cíclicos de la sociedad, aquellas experiencias que nosotros, en tanto contemporáneos, vivenciamos como parte del colectivo.

Hay dos palabras claves que se asocian a estos planetas, “expansión” para Júpiter y “restricción” para Saturno. Para entender esto debemos asimilar la realidad como un fenómeno social, es decir, para observar que nos expandimos o restringimos en algún área de nuestra vida, necesitamos una referencia que nos permita situarnos, y ese punto de referencia necesario, es el otro. Cuando observo que mis riquezas o mi paz espiritual se expanden o restringen, estoy realizando una operación de comparación que dibuja una gradiente entre la autodescripción que hago de determinado valor en mi y la heterodescripción que hago del mismo valor en otros.

Júpiter engloba todas las posibilidades humanas de expansión que nos permite la realidad, despliega ante nosotros la gama de opciones a elegir a cada momento y nos invita a explorarlas. La posición de Júpiter en una carta natal, nos indicará el área de la vida donde el individuo desarrolla las acciones que le resultan más relevantes. En contraposición, Saturno restringe estas posibilidades, poniendo pruebas que nos hagan merecedores de lo que buscamos conseguir.

La gravedad del planeta Júpiter atrae la mayor parte de los asteroides que se acercan al sistema solar, posibilitando así la continuidad de la vida en la Tierra, sin embargo esto no lo sabían los astrólogos antiguos que lo denominaron “el gran benefactor”. Estos son también quienes bautizaron a Saturno como el “gran maléfico”.

Más allá de las atribuciones valóricas heredadas de la época medieval, la observación de estas dos potencias antagónicas operan como un mecanismo generador de formas. Desde este enfoque la restricción que ejerce Saturno, delimita los fenómenos de la experiencia y dibuja los marcos de acción de la evolución social, ya que si todo se expandiese ilimitadamente sería imposible diferenciar ninguna experiencia por separado y todo se fundiría en un caos incorpóreo.

Viéndolo desde el otro lado, todo aquello que observamos en nuestra experiencia de la realidad cotidiana, está restringido a una forma que lo diferencia de su medio, de lo contrario resultaría invisible a nuestra observación. Pero las formas que distinguimos no resultan estáticas, si no que son estructuras dinámicas, lo que atribuimos a la fuerza de Júpiter que expande exponencialmente las posibilidades. Esta forma de procesar la interpretación nos permite entender que el ciclo Júpiter Saturno haya sido utilizado por mayas e inkas para determinar los grandes ciclos y con ello prever el advenimiento del fin de sus civilizaciones.

Este tipo de dualismos de potencial dinámico, resuenan con las estructuras semánticas de diversos programas a lo largo de los tiempos. Por ejemplo el ying yang, Eros y Tánatos y también Kai Kai y Tren Tren, las colosales serpientes míticas de la mitología huilliche. En este caso Saturno es encarnado por la serpiente marina Kai Kai, levantando los mares para aniquilar a la especie humana, en tanto Tren Tren, en representación de Júpiter, elevaba las montañas para que sirvieran de refugio, salvándonos de la extinción y dando origen a la cordillera de los Andes.   

 

Imprimir