Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Cábala, Magia

Qábala Cibernética & Magia Contemporánea II

En el artículo anterior recorrimos el Árbol Cibernético desde la raíz de la Experiencia cotidiana, la que fuimos desestructurando paso a paso hasta desnudar el principio último de la existencia, el uroboro de la Autopoiesis, el concepto esencial que da razón de ser a todo lo que podemos observar. Desde ese instante fuera del tiempo que implica la iluminación de haber dejado atrás todas las capas que conforman la realidad, es desde donde el mago se lanza al clavado de reescribir el mudo. Ahora descenderemos por uno de los itinerarios posibles para la aplicación de este programa de observación a la Magia.

Leer primera parte del artículo

Para la operación de la Magia, entendida como semántica que instala en el lado desconocido de la realidad causalidades reconocibles en nuestra Experiencia, el mago se impone el desafío de reprogramar su propio observar del mundo con el objeto de modificar la inercia del existir. Las formas que emergen en su vivencia no son ya culpa del azar ni de otras causas independientes al mago, quién se inviste como único responsable de la realidad que construye. Libre de las fuentes causales observadas como externas, el mago requiere ahora de un equivalente funcional que las reemplace, para lo cuál el Árbol de la Vida, gracias a su operación como máquina relacionante, se ofrece como estructura semántica para orientar el viaje.

Ya que en el artículo anterior quedamos arriba en el Árbol, bajaremos por las ramas. En la observación de la Autopoiesis tomamos consciencia de la emergencia del uno, la diferencia originaria, distinguiéndose del cero, porque solo donde no hay nada, se puede poner algo nuevo. Este es el código binario de todo lo creado, cuya manifestación se experimenta durante la efímera eternidad de la iluminación. Para trascender este nivel de máxima abstracción conceptual se requiere de la Reflexión, pues solo desde la Reflexión podemos adoptar la perspectiva necesaria para observar la Autopoiesis como matriz de relaciones autogenerativa de todo lo que existe o puede existir. Conscientes de ello desarrollamos el Sistema, la estructura semántica que nos permite hacernos responsables de la realidad que construimos.

En el diseño de actos mágicos esta parte del recorrido puede manifestarse mediante la gnosis inhibitoria, meditación profunda o alguna otra técnica que que conduzca a aquel estado en el que todo desaparece y solo experimentamos la eterna rota primordial. Es el proceso inicial, en el cual el mago se pone a tono y se desprende de las limitaciones que lo integran al mundo de lo posible, experimentando el lado desconocido de la realidad, donde debe instalar el registro del Sistema, la estructura semántica que determinará sus posibilidades de selección, cuya integración es requisito de posibilidad para saltar el Abismo, pues al otro lado de esta frontera nos espera la Complejidad del mundo, la esfera desde la que acecha la incertidumbre. Para esto, el mago tiene a su disposición una gran variedad de métodos, desde el trabajo con formas dévicas, la utilización de redes simbólicas como el tarot, hasta sigilos o servidores personales diseñados para este fin.

La estructura semántica que conforma el Sistema con el que el mago opera, debe ser capaz de procesar todas las opciones posibles de selecciones que emergen en la Complejidad, atender a los efectos, pero al mismo tiempo a las condiciones generativas que determinan la Experiencia. Solo si el mago, mediante el Sistema, elimina el azar y se hace responsable de su propia realidad, podrá superar la incertidumbre, ya que todo lo que le pasa depende ahora solo de sus elecciones, y con ello se instala como parte consciente en la determinación de las estructuras que orientan el Sentido. Es en este sendero que el mago manifiesta su voluntad, aquí configura las condiciones de la Experiencia que desea.

Vencer la incertidumbre implica la comprensión de las dimensiones que componen la Complejidad del ámbito en el que se encuentra trabajando, es un proceso reflexivo mediante el cual el mago reconstruye la red de elecciones que le ha llevado a su actual observación del tema al que orienta su acto mágico, para lo cual puede avocarse al estudio metódico y reflexivo de la materia en cuestión o generar conocimiento revelado por medio de tabla ouija, escritura automática, declamación de textos sagrados, cut-up, invocación o evocación de entidades o mediante edición de audio o video con saturación de mensajes tematizados, por poner algunos ejemplos.

En nuestra vida cotidiana observamos los acontecimientos del mundo como fenómenos independientes de nuestro parecer, cuya determinación se encuentra más allá de los límites de lo posible. El mago, al delimitar el espacio-tiempo ritual, realiza esta diferencia en el mundo, ya que dentro del círculo mágico las acciones que lleva a cabo se procesan mediante otra semántica. Por ejemplo, el cuchillo blandido en el aire, no tiene funciones culinarias o esgrimísticas, si no el registro de dibujos observados por el mago más allá de los límites perceptuales impuestos por nuestros órganos sensoriales. Desde esta posición de observación se configura una estructura de Sentido capaz de coordinar el caos de la Complejidad, propiciando un ámbito de selecciones desde el que el Observador pueda determinar la Forma de la Experiencia acorde a sus expectativas.

Integración quiere decir, limitación de grados de libertad. La integración de la estructura de Sentido configurada por el mago es el proceso mediante el cual el Observador limita las posibilidades de la realidad a los parámetros previamente definidos, determinando estructuralmente a la Forma a generar condiciones de emergencia para los fenómenos seleccionados por la estructura de expectativas definida en Sentido, para lo cual se pueden usar técnicas de hipnosis, repetición de mantras o visualización de glifos pregnantes, que generen un registro permanente en el mar de posibilidades latentes, limitando la libertad de seleccionar opciones que se encuentren fuera de los parámetros de Sentido seleccionados.

A modo de resumen, la operación mágica requiere como condición de emergencia que el mago deconstruya su programa de observación del mundo. La observación de la Autopoiesis, como experiencia de la realidad en su mínima expresión conceptual, lo posiciona en la Reflexión, desde donde configura los parámetros del Sistema de tal manera que sea competente en la determinación de las condiciones de emergencia de los fenómenos. Esta semántica que el mago construye en el lado desconocido de la realidad, debe enfrentarse a la Complejidad del mundo mediante el acto ritual, invistiéndola como determinante de las elecciones de Sentido posible. El Observador, al integrar esta estructura semántica, determina la operación de la Forma, generando una Experiencia de de la realidad conformada por fenómenos acordes a la estructura de expectativas seleccionada por el mago.

Imprimir